domingo, 30 de marzo de 2014

Tarta de Carpaccio de Manzana


Esta semana nos hemos lucido en cuanto a pifias... Ahí va la primera!!! Mi marido el otro día se presentó en casa diciendo que iba a hacer una tarta de manzana para sus compañeros del trabajo...

"¿Y eso?" Le pregunté yo. ¿¿¿Cuándo has hecho tú una tarta de manzana???... a lo que él me contestó: "Pues hace ya mucho tiempo. ¿Ya no te acuerdas?"

Yo lo único que me acordaba era de que había hecho bizcocho con piñones... nada de manzana... Y él, erre que erre... "Sí, y hacía la receta esa de la tarta de manzana que venía en el libro de la Thermomix, lo que pasa es que en lugar de poner las manzanas enteras las partía con la mandolina"...

"Con la mandolina partías manzanas para hacer el milhojas de manzana y pera, ¿¿o es que no te acuerdas??"
Total, que se puso a hacer la tarta de manzana "a su manera"...
Esto es lo que tenía que haber salido:




Bonita, no? Pues esto es lo que salió... La tarta ya apuntaba maneras antes de meterla en el horno...


Y luego, después de meterla en el horno quedó esto:


Tampoco tenía mala pinta... La hicimos por la noche y mi marido iba de mañanas. Cuando va de mañanas se marcha a trabajar antes de que yo me levante, y como se iba a llevar la tarta, le dije: "Mira, córtame un trozo de la tarta que quede chulo, y si está bueno, aunque tenga una pinta un poco rara, lo cuelgo en mi blog"...

Y cuando me levanté, me encuentro con esto:



Definitivamente, eso de hacer cortes de tartas que queden bien para luego colgar la foto en el blog no es lo suyo... jajaja
Total, que cuando la probé, también vi que lo de hacer tartas de manzana tampoco era lo suyo. Estaba buena, pero le faltaba azúcar y por dentro estaba cruda!!!
Definitivamente, esta tarta estaba destinada a ir a mi blog de pifias, y aquí está!!!