martes, 4 de marzo de 2014

Intento fallido de hacer gofres


Sí, habéis leído bien... Intento FALLIDO de hacer gofres!!! Pero... si lo que sale en la foto no son gofres!!! Pues no, no son gofres, y no me he equivocado de foto... jajajaja.
Entonces, qué pasó? Qué es ese mazacote que hay en el plato?


Pues muy fácil... Resulta que el domingo pasado vino a mi casa mi amiga de Francia Elena para hacer gofres. Y cuando viene Elena, se sabe cómo se comienza pero nunca cómo se acaba!!! jajaja.
Resulta que días antes me comentó que traería la gofrera de Francia para hacer gofres. La cuestión es que quedamos para el domingo pasado. Ella traería la gofrera y la masa para hacer los gofres. Aquél día yo también quería hacer unas magdalenas de limoncello y chocolate blanco (en breve colgaré la receta en mi blog serio... jajaja).

Se presentó con la gofrera y dos boles ENOOORMES de masa para hacer gofres. Dos masas distintas. Una con levadura Royal y otra con levadura de panadería. Mientras, mis magdalenas se estaban haciendo en el horno. Entonces llegó la hora de encender la gofrera y ponernos a hacer gofres. Al cabo de unos segundos después de abrir la gofrera comienzo a oír a Elena jurar en arameo... El cable!!! El cable de la gofrera no era el correcto!!! Lo peor de todo fue que el conector era súper raro y no teníamos ninguno. El cable se había quedado en Francia. Por lo tanto, qué hacemos con las dos masas???

Elena dijo que con la masa de levadura Royal se podían hacer creppes. Yo tenía una raclette donde se podían hacer las creppes. Añadiendo un poco de leche se resolvió el problema. Sólo tuve que vaciar un armario entero de la cocina porque la raclette (ley de Murphy...) estaba detrás de todo. Total, que la cocina comenzaba a quedarse abarrotada de trastos.

En estas que se acabó la primera tanda de magdalenas... magdalenas... trastos... gofrera... raclette... Y qué hacemos con la masa que lleva levadura de panadería??? Esto no va a subir... Pues nada! Tengo medio paquete de levadura Royal, se lo metemos, ponemos un par o tres de cucharadas de azúcar, trocitos de chocolate blanco que me habían quedado de hacer las magdalenas, removemos, metemos en un molde y al horno!!!

Mientras se iba haciendo el experimento, nosotros venga a zampar creppes... Una hora en el horno el experimento... Sí, ha subido un poquito, pero está todavía crudo por dentro... pero se está quemando por fuera... Al cabo de una hora y media, antes de que se chamuscara por completo por arriba, decidí sacarlo del horno... Está demasiado caliente para desmoldar. Mientras tanto, meto la segunda tanda de magdalenas... Más creppes... entre las creppes la charla y todo el jaleo, la segunda tanda de magdalenas sale chamuscada...

Por fin está mínimamente frío. Lo desmoldo... Definitivamente, queda un mazacote ideal para usar como arma arrojadiza. Nos comimos un trocito con un poco de té, pero definitivamente, aquello no tenía arreglo.
Al final acabamos todos empachados con tanto dulce!!! jajaja